alardo cristiano

Alardo Cristiano

Marcha Cristiana de Concierto encargo del M.I Ayuntamiento de Elda para ser “Obra Obligada en el XXXI Certamen de Interpretación de Música de Moros y Cristianos de Elda de 2016”.

15,00

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Descripción

 

Marcha Cristiana de Concierto encargo del M.I Ayuntamiento de Elda para ser “Obra Obligada en el XXXI Certamen de Interpretación de Música de Moros y Cristianos de Elda de 2016”.

 

Alardo Cristiano se concibe como una mixtura entre las Marchas Cristianas más clásicas y la corriente más moderna del género, intentando ofrecer al oyente nuevas sensaciones sonoras y rítmicas pero siempre dentro de los cánones establecidos de lo que es una Marcha Cristiana.

Toda la obra esta construida a partir de una única célula sonora formada por 4 notas, las que nos da la palabra “ELDA” en nomenclatura Americana.

 

( E-Mib, (L-Sib,)*, D-Re, A-Lab ).

 

*La letra L no tiene nota asignada en esta nomenclatura así que utilizo una nota comodín que de color al resto , en este caso el Sib.

En la introducción se puede encontrar esta célula en el obstinado rítmico de las maderas agudas las cuales hacen de base a los metales que presentan el mismo patrón ampliado a modo de juego de ecos .

 

En las transiciones al 1er fuerte encontramos armonía tradicional mezclada con armonía por cuartas sacada de la matriz original (mib-sib-re-lab).

 

El primer fuerte es tradicional a modo de coral con un contrapunto de trompas y bombardinos que nos llevan a la parte central de la marcha “El Alardo”.

La armonía del mismo es propia del modo Mixolídio y Dórico.

 

La parte central “El Alardo”. es un atronador solo de percusión evocando la rítmica y sonoridades de un día de alardo festero.

 

Después de la tormenta llega la calma, el descanso del guerrero, una sutil danza medieval con la Flauta de pico o Flauta Dulce (de madera) como solista nos lleva a una re exposición de la introducción ampliada que sirve de puente hasta el fuerte final.

El fuerte final esta construido de forma que cada 4 compases se repite la cabeza de la frase y la misma frase sirve de relleno armónico y de contrapunto pasando por todas las familias de instrumentos.

En la coda final el compositor recuerda los elementos que han estado sonando durante toda la marcha variándolos a su antojo de forma modal .